-"Me he quedado sin trabajo, ¿Qué hago? ¿por dónde empiezo a buscar?"

-"Me he quedado sin trabajo, ¿Qué hago? ¿por dónde empiezo a buscar?"

Esta pregunta, por desgracia, se la está haciendo mucha gente en estos meses. Gente que tenía un empleo fijo, estable o en un sector en auge y que por la maldita pandemia, se ha quedado en la calle. 

Cierres de empresas de actividades no claves, ERTES convertidos en EREs y despidos definitivos, y sectores que no acaban de despegar como la hostelería o turismo, hacen que muchas personas se queden en la estacada. 

Personas que hace mucho que no está en búsqueda de empleo y ni siquiera tiene un currículum hecho, porque tampoco le hacía falta.

A eso se suma las restricciones de distancia, el desbordamiento de servicios de empleo y organismos que gestionan ayudas y ofertas y les es muy complicado atender a todos los que se quedaron sin trabajo.

¿Qué puedo hacer mientras? Lo principal analizar qué es lo que tengo y qué necesito mejorar para buscar empleo en el panorama actual.

Echar un vistazo a los perfiles que se siguen buscando, tanto de profesiones esenciales (sanitarias, limpieza, logística y distribución, alimentación y productos de primera necesidad, ventas, tecnológicos,etc..). Plantearse qué es lo que necesito para entrar en estos sectores, experiencia, formación específica, algunas habilidades blandas, etc.

Una vez identificadas nuestras carencias, analizar la forma de mejorarlas o eliminarlas, bien sea con cursos de formación y capacitaciones, prácticas, o mentores/orientadores que nos puedan dar una hoja de ruta. 

Otro aspecto que ha cambiado en esta nueva normalidad es el networking, o red de contactos

Al limitarse los actos presenciales y el número de personas por reunión, desaparecen temporalmente los encuentros, ferias de empleo, talleres y presentaciones, en los que podíamos ampliar nuestros contactos útiles para conseguir un puesto de trabajo y darnos a conocer en el mercado.

Por tanto, no queda otra que pasarnos al mundo virtual para sentirnos conectados con el resto. Las redes sociales y webs de empleo nos permiten estar al tanto de los sectores y empresas que todavía están demandando personal, o que empiezan a remontar y buscan ampliar plantilla. También contactar con personas que nos pueden orientar en nuestra búsqueda o que nos pueden poner en conocimiento de buenas ofertas de empleo, y por otro lado, nos damos a conocer nosotros y nuestro saber hacer.

Es algo más frío que el contacto humano, pero no queda otra que adaptarse. 

No se puede parar por no poder salir tanto de casa, e internet nos da esa posibilidad.

Y sobre todo, no perder el ánimo, aunque cueste más hacerlo que decirlo. 

La situación excepcional que vivimos nos ha puesto una prueba tremenda de adaptación al medio, pero como decimos por aquí, nunca choveu que non escampara..Y todo esto pasará.